BASES DE LA TRANSFORMACIÓN EN UMÁN

– En seis meses se ha implementado una nueva forma de gobernar basada en las necesidades de la ciudad y buscando detonar su potencial social y vocación industrial y turística.

En Umán, la Ciudad Capital de las Industrias se han sentado las bases de lo que será la urbe con una gran vocación industrial y redirigida a un nuevo paradigma de desarrollo social, en apego a los estándares nacionales e internacionales, como los estipulados en la Agenda 2030 de la ONU para las ciudades modernas y sostenibles del futuro.

En menos de 200 días la administración que encabeza Gaspar Ventura Cisneros Polanco ha impulsado políticas y estrategias que poco a poco han empezado a materializarse, como el atacar de manera frontal la lamentable condición de las vialidades en calles y avenidas, fraccionamientos y colonias, luego de varios trienios en abandono.

Para esto, la estrategia concreta ha sido atender paso a paso con esta sentida necesidad, que parte de la construcción irregular de vivienda o de la falta de planeación en administraciones anteriores, generando de esta forma, que no haya verificación por los a ayuntamientos anteriores de la calidad de las calles.

La proliferación de fraccionamientos sin la calidad debidamente supervisada por las administraciones anteriores ha llevado a esta grave consecuencia en la ciudad, en donde el gobierno encabezado por Gaspar Ventura Cisneros Polanco asumió la petición ciudadana de solucionar años de abandono. Por lo que la respuesta ha sido contundente, no se permitirá nuevo ingreso a Umán de constructoras de vivienda que no cumplan con los requerimientos debidos de calidad.

En este sentido y siguiendo los estándares internacionales para construir una sociedad más armoniosa, se establecieron prioridades de atención, esta se clasifica de la siguiente manera; atención emergente, planeación y mejora de vialidades. En estos seis meses, la actual administración de Umán se ha concentrado en la primera etapa de los pasos a implementar.

La atención emergente, surgió como una medida específica de bacheo en las calles y avenidas más afectadas. Esto se debe principalmente al tránsito de las unidades pesadas de las empresas industriales, debido a la falta de arterias especiales en las que puedan transitar libremente sin perjudicar vías terrestres o actividades de los habitantes.

Con esta atención emergente, se establecieron también perímetros prioritarios, que son las zonas detectadas con mayor afectación por baches y calles en malas condiciones. Con ello, se ejecuta una estrategia igual en aseo Urbano y alumbrado público. Algunos de estos puntos son:

Bartolomé García, Santa Bárbara, Santa Cruz, Dzibikal, San Román, Lienzo Charro, Trinchera, Santiago, San Francisco, La Quinta; Fraccionamientos: Itzincab, Piedra de Agua, Bosques de Umán, Bosques San Francisco, Privada San Lázaro, Villas de Umán, Colorines, ACIM I y II, solo por mencionar algunos sitios, representando el 75% de todo el municipio en los primeros seis meses, atendiendo servicios como Alumbrado Público, Aseo Urbano, Bacheo.

Esos mismos servicios han llegado a comisarías como Tanil, Ticimul, Yaxcopoil, Xtepén, San Antonio Chun, Bolón, Oxcum, Oxholón, Petecbiltún, Poxilá, Tebec, Oxholón, siendo el 80% del total de comisarías. Incluso, se han rehabilitado los cementerios de Bolón, Xtepén y Tanil, hasta ahora.

Además, se ha llevado el programa Umán Ponte Bonito a cuatro comisarías (Xtepén, Tebec, Bolón y Yaxcopoil) y a 2 fraccionamientos (San Lorenzo e Itzincab) con el fin de mejorar los servicios básicos y recuperar espacios públicos como parques, calles, canchas y andadores.

En algunas calles que requerían la atención total, es decir, la construcción de una nueva calle, se adelantó la segunda fase del proyecto de mejora urbana con calles con carpeta asfáltica de 3.5 cms. de grosor, en apego al Manual de Proyectos Geométrico de Carreteras de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), como requisito para carreteras de bajo flujo de vehículos pesados. En total se repavimentarán 9,029.24 metros cuadrados con carpeta de concreto caliente de 3.5 centímetros de espesor, y las calles que requirieron la atención urgente fueron elaboradas con este requerimiento en un plazo aproximado de dos meses.

En la colonia San Lázaro se repavimentó la calle 30 X 11 y 11 A, calle 32 X 11 y 15, y calle 17 X 28 y 32. En la colonia Santa Elena la calle 24 X 25 y 29. Estas son bases de una nueva forma de gobernar en Umán con un alto apego a la necesidad social de sus habitantes y que poco a poco empiezan a materializarse. En breve se hará del conocimiento público el siguiente paso para continuar avanzando. Esta administración reconoce que no es tarea fácil, ante el abandono que padece la localidad, pero que juntos, Umanenses y Ayuntamiento se colocan los cimientos de una nueva ciudad para todos.

Facebook Comments