LA VISIÓN DE CARONTE

EL “Efecto López”

 

Por Miguel II Hernández Madero

 

Inicia la semana con presidente electo y después de 18 años de promoción de imagen, incluyendo doce años de campaña, Andrés Manuel López Obrador gana una elección en su tercer intento y tomará posesión el 1 de diciembre, tras un proceso donde no hubo fraude, sino radicalismo y manipulación.

 

Pero esto trajo situaciones colaterales; así como en 2000 se habló del “Efecto Fox”, cuando la imagen de Vicente Fox Quesada arrastró votos al PAN e hizo llegar al poder a personajes grises, en esta ocasión se está dando lo impensable alzándose como vencedores los candidatos que en otras circunstancias no habrían tenido oportunidad alguna.

 

De ese modo vemos que la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión se va conformando con una mayoría morenista, mientras los demás partidos están fragmentados e incluso hay el riesgo de que logren la mayoría absoluta y entonces no habrá ningún contrapeso. Lo mismo ocurre en alcaldías e incluso con triunfos proclamados ya en varias de las ocho gubernaturas que estaban en juego.

 

¿Qué pasó? Se recurrió a azuzar el enojo del pueblo, a encontrar culpables de la inseguridad, de la pobreza, de la pérdida del poder adquisitivo. No importaba qué tan absurda fuera la nota divulgada a través de las redes sociales o los datos manejados en el discurso, la gente harta y desesperada se lo iba a creer…, y así sucedió.

 

Ejemplos hay muchos, pero los más recientes las notas que circularon en el sentido de que se había aprobado quitar el salario mínimo y el aguinaldo de los trabajadores. Eso provocó comentarios adversos, más enojo y el domingo era tema que se escuchaba en las filas de las casillas. La gente simplemente lo compartía por redes, o lo comentaba con sus amigos, dándolo, por cierto. Fue la desinformación plena y creída sin verificar.

 

Lo positivo es que no hubo fraude, lo positivo es que la gente salió a votar, lo positivo es que los candidatos mostraron una excelente altura política y reconocieron el triunfo de AMLO (cosa que él nunca hizo en los procesos anteriores), pero lo negativo es que, si bien no hubo fraude, hubo manipulación y engaño.

 

¿Qué va a pasar después del 1 de diciembre? Muchas de las cosas prometidas por López Obrador no son viables, otras son absurdas y otras nos conducirán al desastre. El proteccionismo de Echeverría, el populismo de López Portillo y la incapacidad administrativa de Miguel de la Madrid nos acechan a través del esquema ofrecido por el Presidente Electo, formado en esa escuela del PRI.

 

Con todo, éxito a las nuevas autoridades morenistas, éxito a los legisladores. Es la oración de todos los mexicanos, porque si ellos fracasan México entrará en un periodo muy difícil.

 

Ojalá que todo lo visto en esa larga campaña de 12 años sea sólo eso, recursos de campaña, y veamos a partir del 1 de diciembre a otro López Obrador, investido por la Silla Presidencial que ocupó Benito Juárez, cuyo fantasma (dicen) aún pasea por el ala de Palacio Nacional donde vivió.

 

Que todo sea por el bien de México.

 

Hasta la próxima…

 

Por Miguel II Hernández Madero.

Comentarios