LA VISIÓN DE CARONTE

En campaña…, los tiempos no importan

POR MIGUEL II HERNÁNDEZ MADERO

La tercera ola del COVID-19 está cobrando más víctimas cada día, con un aumento de contagios significativos y un polémico horario limitante a la movilidad, cierre de fuentes de trabajo, contracción económica y un panorama cada vez más difícil, pero eso… Parece que a nadie le importa.

Autoridades, lejos de asumir responsabilidades y hacer cada quien lo que les corresponde, vemos que las prioridades de muchos están enfocadas a mantener su imagen pública, pensando en un proceso electoral aún lejano (2024), mientras que el ciudadano común, quizá por fastidio o quizá por resignación, muchos acuden a lugares con concentraciones masivas o se niegan a seguir las medidas sanitarias establecidas.

Pero no importa, existen prioridades, por ejemplo, abrir las escuelas el próximo 30 de agosto, aunque en los estados donde se ha realizado, los mismos contagios han obligado a volver a cerrar. Dicho desde Palacio, es necesario que reinicien las clases, (¿?); es un tema difícil, pues al Sistema Educativo Mexicano, con evidentes rezagos hasta antes de la Contingencia Sanitaria, le ha tomado meses poder adaptarse o más bien decidirse a buscar soluciones, pero lamentablemente para todos, no las encontrado.

En Yucatán las escuelas públicas desde marzo de 2020 permanecen vacías, con los docentes trabajando desde casa, con jornadas de trabajo mayores a las habituales, pero ejerciéndose el presupuesto que ya está destinado para ello. ¿Se les aplica las reformas de la Ley Federal del Trabajo por teletrabajo?, no en la mayoría de los casos.

¿Y las escuelas privadas? Muchas están cerrando al disminuir su matrícula. La gente ya no tiene trabajo, no hay recursos. El Sistema Educativo está colapsando.

Pero en la educación pública en Yucatán, hay esperanza, pues se designó como nuevo titular de la Secretaría de Educación en la entidad al vallisoletano Liborio Vidal Aguilar, por su “capacidad de gestión”. Es un político con experiencia…, política, que tiene una meta bien definida y es ser Gobernador, no importa qué partido lo postule, está seguro de ganar.

La titularidad de la SEGEY le proporciona la pasarela ideal para recorrer todos los municipios yucatecos, realizando una campaña de tres años. Esperemos que las gestiones en la SEGEY, en realidad se enfoquen en levantar el Sistema Educativo en Yucatán y no sólo sean acciones de campaña, a la que van a ir incorporando a un nuevo estilo de panistas, muy diferentes a aquellos de finales del siglo XX y principios del siglo XXI.

Aunque no todo está dicho. Falta ver qué hacen los otros aspirantes dentro del PAN, quienes también tienen reflectores y seguramente no dejarán el paso libre tan fácil.

Tres años faltan. Aún no concluyen las administraciones electas en 2018, pero ya inició la cuenta regresiva para el 2024.

Hasta la próxima…

POR MIGUEL II HERNÁNDEZ MADERO #OPINIÓNPORMIGUELIIHERNÁNDEZMADERO

Facebook Comments